lunes, 20 de junio de 2016

UNTOUCHABLE


" Porque te has tenido que ir así, casi sin avisar. Porque nos has dejado tan solos, abatidos y con ganas infinitas de ti. Porque yayo, porque. No te podías ir aún, así no. Casi sin avisar no. Necesitaba tiempo para asimilar que tenías que irte de mi lado, de nuestro lado. Que estabas tan enfermo que lo mejor era dejarte ir. Sin ti no puedo, no puedo seguir con este dolor, ¿algún día se irá yayo?. ¿Me prometes que se irá este dolor?. ¿Esta apuñalada continua que siento dentro?.

Yayico, te echo de menos, te echo ya tanto de menos, me da vértigo el pensar que me queda toda una vida sin ti. ¿Que puedo hacer yayo?. Busco una explicación para todo esto, el que te arrancaran de mi lado de estas maneras tan precipitadas, no soy creyente precisamente pero ¿en el cielo te estaban metiendo prisa?. Los recuerdos no paran de revolotear por mi mente, y son tantos yayo. TANTOS. No puede ser que suba a Rasal y no estés en el huerto o en la fuente esperándome sentado en el banco. Que no estés en la cadiera durmiendo la siesta, mientras la yaya está dejándolo todo escoscado. Que no estés en el corral mientras yo tomo el sol en esa hamaca vieja y nos tomemos una cerveza juntos antes de comer. Que no bajemos a la fresca después de cenar con la yaya, Gabi y mama. Todos juntos, tenemos que estar todos juntos como siempre, si eras uno de mis intocables, ¿por qué no estas ya?.

Madre mía y mi infancia, los mejores recuerdos os los lleváis vosotros, la yaya y tú junto con David. Gracias yayo, de verdad que gracias por tanto. Por las patatas El Gallo, las banderillas inventadas, los caracoles compartidos y seguro que no te acuerdas pero gracias por el azote que me llevé cuando pisé todo lo fregao ;-). Te quiero tanto. Os quiero tanto, yaya no me falles tú ahora por favor. 

Dime yayo, que de ti he aprendido tanto, ¿soy egoista por querer mantenerte a mi lado?. Mírame, y sin decir una palabra entenderé lo que quieres decir, porque así eras tú, discreto y observador, de los que nos hablabas con la mirada. Pero mírame otra vez, míranos por favor, o dí algo de repente cuando todos estamos callados, sé irónico, sarcástico, suelta una de tus sentencias una vez más, por favor yayo, solo una vez más, por favor no puedo más, te necesito tanto. Te quiero tanto, me duele tanto... No creo que pueda sola yayo, por favor vuelve a mi lado, vuelve a nuestro lado. 
...
HASTA MAÑANA YAYO, ME VOY A POR GABI, TE QUIERO"